Todas queremos comer cosas ricas sin engordar, a todas nos gustaría poder probar de todo y no engordar mientras viajas, en un mundo perfecto podrías comer, comer y comer sin engordar un solo gramo, viajarías a todos lados probando cosas deliciosas sin que tu salud o tu peso se resientan, pero suele ocurrir que al regresar de un viaje maravilloso nos encontramos con unos cuantos kilos de más que no son tan maravillosos.

Cuando viajamos queremos probar de todo y si eres como yo, quieres olvidarte de la palabra dieta y aumentas las cantidades de comida dejando salir a “esa gordita que todas llevamos por dentro” porque al fin y al cabo “esos kilos los rebajo mientras camino en el viaje”. ¡Y no hay nada más falso que eso!  Si bien es cierto que cuando estamos de viaje caminamos más que de costumbre, no es suficiente si también aumentas tus cantidades de comida. Por lo tanto,  para ti que temes regresar de tus vacaciones con 5 kilos de más, te contaré mis trucos para no engordar mientras viajo.

¡Porque todas merecemos comer cosas deliciosas y conservar la línea!

1-      Mantente hidratada: Beber agua te mantendrá hidratada  y mantendrá el hambre a raya, además el agua ayuda a eliminar las toxinas de tu cuerpo. Cuando salgas a comer siempre es preferible que tomes agua en lugar de gaseosas, puedes agregarle jugo de limón si quieres añadir un toque de sabor. No olvides nunca llevar contigo tu botella con agua.

2-      Evita los restaurantes de comida rápida: Siempre que puedas escoge restaurantes locales, si te alejas de la zona más turística de la ciudad, encontrarás sitios más económicos donde podrás disfrutar de comida local realmente deliciosa, mucho menos grasosa y sin tantos preservantes como la que te encuentras en un Fast Food.

3-      Come de todo pero en porciones chicas: Cuando viajamos queremos probar de todo y es posible hacerlo sin engordar, el truco está en comer porciones chicas. Si estás en un bufet sírvete siempre en el plato más pequeño, así se verá mas lleno y tendrás la ilusión de que estás comiendo mucho más. Si sales a comer con otras personas pueden pedir cosas distintas y luego compartir los platos, así podrás probar de todo un poco sin excederte en las cantidades.

4-      Lleva contigo snacks saludables: Si meriendas a media mañana y a media tarde llegarás con menos hambre a la hora de la comida y por lo tanto la ansiedad no te obligará a comerte hasta las servilletas. Lo que solemos hacer cuando viajamos es comprar golosinas y gaseosas, pero si en lugar de esto decides llevar contigo una fruta, yogurt o galletas integrales. Estarás haciendo una merienda bastante saludable que te mantendrá saciada por más tiempo.

5-      Ejercítate en las mañanas: Te traigo un truco adicional, que si te soy sincera no siempre puedo aplicar (cuando viajo se me pegan las sábanas y me cuesta mucho levantarme temprano jajaja), sal a trotar en las mañanas, puedes conocer parte de la ciudad realizando esta actividad que te ayudará a iniciar el día con energía mientras quemas algunas de las calorías que ingeriste el día anterior. Si estás en la ciudad puedes aprovechar para dar un vistazo a los sitios que quieres visitar con calma más adelante, en la costa puedes salir a trotar por el malecón con vista al mar, si te encuentras en la montaña puedes disfrutar de la naturaleza y llenar de oxigeno tus pulmones y si tu hotel tiene gym ¡aprovéchalo! Lo importante es que te mantengas activa.

No tienes que morir de hambre durante tu viaje, haciendo pequeñas modificaciones en tus hábitos podrás mantenerte en la línea mientras disfrutas de toda esa nueva gastronomía que espera a ser probada por ti.

 

También te gustará:

Pin It on Pinterest

Share This