6+1 Viajeras expertas te cuentan: Cómo fué su primer viaje

6+1 Viajeras expertas te cuentan: Cómo fué su primer viaje

Nadie nace sabiendo, hasta las viajeras más expertas tuvieron su primera vez y si estás pensando en planificar tu primer viaje, llegaste al lugar indicado. Planificar tu primer viaje puede ser muy emocionante, pero también te puede tener cargada de nervios o estresada por miedo a pasar por alto algo importante. Viajar es una experiencia maravillosa y muy enriquecedora, para que todo se te haga más fácil y aprendas de la experiencia de otras viajeras, te voy a contar como fue mi primer viaje.

Mi experiencia la primera vez que viaje por mi cuenta.

Mi primer viaje, (y me refiero a mi primer viaje planificado por mí, porque de niña había viajado bastante con mis padres) fue con una amiga. Planificarlo fue todo un tema, básicamente porque no tenía ni idea, para mi irme de viaje hasta ese momento había sido un “Empaca tus maletas y nos vamos” (con mi familia) pero, cuando me tocó planificarlo a mí misma me di cuenta que no era tan fácil.

De hecho, cometí muchísimos errores que se tradujeron en un gasto mayor, mi primer viaje no fue “barato”, me costó unos 2 años de ahorros, aunque no me quejo, lo disfruté muchísimo.

En ese momento mi amiga y yo dijimos, “Tenemos 2 opciones: pagar un Tour con una agencia de Viajes o Planificar todo por nuestra cuenta” nos daba pánico llegar a nuestro destino y no saber cómo movilizarnos, a donde ir, o que hacer, así que ¿Adivinen cuál fue la primera opción? El Tour con la Agencia de Viajes, porque yo no tenía ni idea de lo que era planificar, ellos se iban a encargar de todo, de los boletos aéreos, de las reservaciones en los hoteles, de los paseos que haríamos y los sitios que había que conocer y hasta tenía la opción de pagar almuerzos y cenas por anticipado y también estaban incluidos.

Pero no todo es color de rosa.

Viajar con una Agencia costaba mucho dinero y mi amiga y yo vivíamos de un sueldo, así que no podíamos pagarnos el tour por todo un mes. Al final decidimos tomar las dos opciones, íbamos a hacer un viaje de 30 días donde 11 días eran a través de un Tour con una Agencia (el recorrido era Madrid, Paris, Londres) y el resto eran por nuestra cuenta (de Londres salíamos a Venecia y comenzábamos un recorrido por toda Italia), a estas alturas ya deberíamos haber agarrado confianza y no sentirnos tan perdidas o inseguras en un continente extraño donde hablan otro idioma.

Y allí empezó la odisea, comenzamos a revisar cual era la mejor manera de trasladarse, en bus, en tren, en avión… revisar en internet las opciones de hospedaje, sacar cuentas de cuanto dinero necesitaríamos para comer y pasear sin pasar necesidad. Toda esta planificación se llevó a cabo de una manera en la que los 11 días que pagamos con el tour salieron por el triple de los 19 días que estuvimos recorriendo Italia por nuestra cuenta. Sin embargo, lo hicimos de esa forma porque yo dije: “Bueno, me voy por lo seguro, yo no sé nada de esto, prefiero pagar la novatada”.

De los errores también se aprende.

Luego de ese primer viaje me quedó el aprendizaje, hoy en día soy una loca de la planificación, yo todo lo escribo, lo grafico, lo hago en un formato de Excel, le pongo formulas, lo anoto en mi libreta, etc. Esa obsesión que tengo por dejar todo bien planificado y todo bien esquematizado hizo que luego en los siguientes viajes todo me resultara más fácil de planear y muchísimo más económico. Por otra parte, a medida que uno va viajando, la experiencia te va enseñando que cosas debes hacer y qué cosas no debes hacer.

Mi intención es que tu no tengas que cometer los errores que yo cometí, luego de leer esto puedes aprender de la experiencia ajena. ¡Así que ánimo! Nadie nace aprendida, hay una primera vez para todo y viajar por cuenta propia es una experiencia fantástica. Si no, no habría tanta gente que vive de viajar ¿verdad?

Planificar tu primer viaje es una decisión para valientes que están dispuestas a apostar por sus sueños.

Y luego de contarte mi historia, te dejo con 6 compañeras que aman viajar tanto como yo, ellas te van a contar como fué su primer viaje, te dirán como fué esa experiencia de planificar un viaje por primera vez.

Cristina de Asia Easy Viajes
En mi blog hablo de mis viajes por China y ofrezco un servicio de organización personalizada, con una guía virtual, un servicio de traducción telefónica y compra de desplazamientos internos“.

Mi primer gran viaje fue un mes recorriendo Europa con mi furgoneta. Viaje por Francia, Bélgica y Holanda. Lo que más me obsesionaba era no perderme en la carretera y ser capaz de encontrar áreas de auto caravanas para no dormir en un parking sin gente alrededor. Primero tracé el itinerario más conveniente y luego empecé a investigar en mis guías Lonely Planet y en foros de viaje sobre los sitios más bonitos que ver en cada ciudad.

Una vez trazada la ruta por carretera y los lugares que quería visitar, hice algunos arreglos en la furgo: Puse una bombona de gas para poder cocinar, llené los arcones de comida, prepare CDs con muchas horas de música, actualicé el GPS y arranque la furgoneta.

Por poco quemo la furgoneta cocinando, en Holanda estuve perdida en la carretera más de 3 horas y a pesar de pagar mi entrada en Disney París por poco no puedo entrar por un malentendido con el idioma. Aún así mi viaje fue maravilloso, visité sitios realmente fantásticos y todo esto me animó a seguir disfrutando de mi vida viajera. Después de este viaje les siguieron muchos más y desde hace un año y tres meses vivo mi aventura en China.

¡Todas las experiencias de viajes te preparan más para el siguiente, así que atrévete!

Mari Carmen de Locos por los viajes
“El gusanillo por viajar creo que lo llevaba yo ya en los genes de serie. Y es que a mis padres siempre les ha gustado también, y desde que mi hermano y yo éramos pequeños nos han llevado con ellos. En el blog te cuento cómo es viajar con niños pequeños a través de mi experiencoa por España y el mundo“.

El primer viaje planificado enteramente por mí fue uno que hice con mi chico a Tailandia, Vietnam y Siem Reap (Camboya). Fueron 25 días de viaje y organicé cada detalle: desde la búsqueda de vuelos, hoteles hasta la planificación de la ruta y las visitas que haríamos.

Fue un poco complejo por ser la primera vez y porque era un viaje de muchos días y no había hecho nada semejante antes. Estuve como 2 meses organizándolo, consultando mogollón de blogs y foros. Bien es cierto que ya antes, había organizado alguna que otra escapada. Pero eran viajecitos de 3-4 días y a ciudades europeas.

Lo difícil del viaje al Sudeste Asiático fue que eran muchos días y que queríamos ver muchos sitios, de varios países, que utilizamos muchos alojamientos y pillamos muchos vuelos para desplazarnos de un sitio a otro.

Sentí un poco de vértigo o miedo, como quieras llamarlo. Porque aunque solo viajábamos mi marido y yo, era viajar a un continente que no conocíamos, con una cultura totalmente distinta y no sabíamos qué tal nos entenderíamos con la gente.

Antes de ir, recuerdo que uno de los muchos vuelos que cogimos en ese viaje, hacía una escala de una hora nada más y no estábamos seguros si era tiempo suficiente. Incluso contactamos con la aerolínea que nos aseguró que no había problemas y que tendríamos tiempo de sobra para hacer la escala. Lo que no nos dijeron es que al llegar a ese aeropuerto teníamos que pasar por el control de pasaporte en la terminal de tránsito y tampoco nos dijeron que podría haber mucha gente. Estuvimos a punto de perder el vuelo y tuvimos que ir corriendo luego por la terminal hasta nuestra puerta de embarque a la que llegamos por los pelos.

Flavia de Flavia Around The World y Creciendo de Viaje
“Viajera incansable todo terreno. Desde hace casi 5 años cuento mis aventuras en Flavia Around The World, desde el lugar más recóndito en el que he estado hasta el que mejor conozco, Lerma. Hace unos meses empecé junto con Estela Creciendo de Viaje, un proyecto orientado a ayudar a organizar las vacaciones y aprovechar este tiempo para despejar la mente y volver con las pilas cargadas”.

Aunque siempre he viajado, no he sido siempre yo la que planificaba los viajes. En las vacaciones familiares eran mis padres los que buscaban qué hacer por nuestros destinos. Cuando ya empecé a viajar sin ellos, tuve que empezar a planear las escapadas que hacía, pero nunca más allá de mirar transporte y alojamiento.

Fué cuando hice el road-trip por Marruecos con mi hermana cuando empecé a preparar más los viajes, buscar el mejor itinerario, aunque también dejando margen para la improvisación, que me parece fundamental en los viajes. El viaje a Marruecos salió de 10, dejamos algunas cosas que habíamos pensado por ver, pero también disfrutamos más tiempo de otras ciudades como Fez o Marrakech.

Siendo un road-trip lo que más costó fue el tema del coche. Primero para pasarlo en el ferry y el papeleo en la frontera. Pero lo que más difícil fue sin duda fueron las carreteras. En el 2009 el GPS no estaba tan extendido como ahora y nos guiamos por los mapas de la guía de viaje que teníamos. Aunque siempre que lo necesitábamos preguntábamos sin problema.

El viaje por Marruecos lo recuerdo como redondo. No tuvimos ningún percance grande, pero, como he dicho antes, conducir por las ciudades sin un mapa decente, hizo que nos perdiéramos más de una vez. Un par de veces que preguntamos a un policía de tráfico, nos indicó sin ningún problema e incluso paró el tráfico para que diéramos la vuelta y pudiéramos llegar a nuestro destino.

También recuerdo que cuando íbamos a Marrakech desde Ouarzazate y condujimos de noche. ¡Una odisea! Por la noche te puede salir desde un burro, un niño o una moto sin luz. Tenías que ir con mil ojos, pero llegamos a Marrakech.

Helga de Vida Salvaje
“En mi blog Vida Salvaje ayudo a mamas con bebes/hijos a planificar y organizar sus viajes para disfrutar más del tiempo que pasan en familia. Le enseño a que aprendan, se relajen y disfruten de los viajes y de la naturaleza en familia”.

Desde que llegó la pequeña Lucía, teníamos claro que no íbamos a dejar de viajar, pero que sí tendríamos que modificar mucho la forma de hacerlo.

El primer viaje largo que hicimos fue a Galicia. 7 noches. Lucía tenía 9 meses. El coche parecía el armario de la Piqué, miles de cosas que hemos ido mejorando y adaptando. Me encanta planificar y organizar; disfruto mucho habiéndolo, pero la verdad es que lo que más costó fue cambiar el “chip” y empezar a organizar y planificar viajes pensando en las necesidades de Lucía en lugar de las de Pedro y mía.

A la hora de elegir el destino pensé en un lugar no demasiado caluroso. Para decidir el alojamiento, busqué un aparthotel en lugar de hotel con una habitación y salón para que al dormirse ella nosotros tuviéramos un lugar para charlar o ver la tele. También que tuviera cocina con microondas para poder preparar su comida, que tuviera zonas comunes adaptadas para ella: piscina con zona ajardinada para tumbarme con ella, wc con cambiador, tronas etc. Que los accesos fueran con rampa o ascensor y no con escaleras, detalles que nunca antes había tenido en cuenta ahora son imprescindibles para mí. También hice unos check-list súper útiles para no olvidarme de ningún detalle con las prisas.

La magia de un viaje empieza cuando te sientas frente al ordenador y empiezas a teclear, buscar el destino, calcular las rutas, buscar el alojamiento, restaurantes, actividades y lugares de interés es siempre un momento de felicidad.

Ahora hago “turismo en familia slow” pero con mucha más ilusión pues la finalidad es doble: viajar (que es la actividad más maravillosa del mundo) y poder hacerlo junto a Lucía y a Pedro. Ver el mundo ahora a través de sus ojos es una experiencia única.

Judith de Judithtiral.com
“Este blog une las tres cosas que más me apasionan, viajar, hacer sonreír a la gente y ayudarles a ser más libres”.

Mi primer viaje planificado por mí… pues diría que cuando fui a Bélgica de erasmus, ahí hice mi primer viaje como mochilera a Hungría, Austria y Bratislava. Fuí con dos amigos más, compañeros de mi aventura como erasmus – teníamos esa inocencia de la juventud y lo recuerdo con muchísimo cariño: ¡todo me sorprendía!

Sinceramente, planeamos más bien poco. Nos despertábamos cada mañana y, sólo entonces, buscábamos qué hacer ese día. Más o menos teníamos una idea cada uno de lo que queríamos ver/hacer y por ahí íbamos haciendo nuestro planning.

Me sentí increíble, recuerdo estar caminando con ellos, con nuestras mochilas, y estar repitiéndoles que jamás había sido tan feliz. Ahí fue cuando descubrí mi pasión por los viajes.

Una anécdota  para contar fué un súper susto que nos metimos cuando escogimos al azar nuestro hospedaje en Coachsurfing -ay, juventud… ni siquiera tenía calificaciones-, era un chico joven que nos acogería en su casa y dormiríamos en su comedor. Al final resultó estar bastante ido, cada vez que me despertaba a las 7 de la mañana me lo encontraba repeinado mirándome desde el sofá (nos había sacado unos colchones). Lo peor y lo que todavía no entiendo es que nos quedáramos ahí (desde luego, en este punto ya no tenía nada que ver con la juventud, es que éramos tontos perdidos jajajaja).

Erika de Viviendo por el mundo
“En nuestro blog intentamos animar a la gente a que haga realidad sus metas, que si lo que les gusta es viajar ¡que lo hagan! Porque vida sólo tenemos una y hay que exprimirla al máximo. Damos consejos, tips para viajar low cost, vídeos, podcasts, ebooks gratuitos y mucho más”.

Mi primer viaje fue con 12 añitos, mis padres me mandaron un verano a Inglaterra con una compañera de clase para que aprendiera inglés. Realmente no fue un viaje organizado por mí porque evidentemente era una cría, pero sí que fue el viaje que me cambió la vida y que me hizo darme cuenta de que yo de mayor quería ser “viajera” jejeje.

Organizado 100% por mi solita fueron mi primer viaje a Menorca en la Islas Baleares (de vacaciones) y los 3 meses que me fui a Irlanda a seguir aprendiendo inglés antes de terminar mi carrera universitaria. Tanto Menorca como Irlanda son destinos en los que es fácil planificar rutas así que quizás no tiene mucho mérito ¿no? ¡Por algo se empieza! Jeje 😉 Después de Irlanda mis siguientes viajes por mi cuenta fueron India y Nepal. Me fui 6 meses a hacer voluntariados con ONGs y a descubrir el maravilloso mundo del sudeste asiático que por supuesto, me enamoró.

Para mí… ¡creo que dificultad ninguna! Me encanta viajar sin demasiado plan, abierta cualquier imprevisto y sin saber demasiado dónde voy a estar la semana siguiente. Esto depende mucho de la personalidad de cada uno, y sobre todo, del tiempo del que se disponga para viajar. No es lo mismo tener 2 semana de vacaciones, donde por supuesto sí tienes que planificarlo todo, a viajar durante varios meses sin prisa y dejándote llevar.

A pesar de ser amante del “slow travel”, si tengo que planificar unos días de ruta por cualquier lugar también me gusta ¿eh? Hoy en día tenemos toda la información del mundo en internet así que planificar un viaje es bastante fácil y además es emocionante hacerlo. En todos los viajes que hago, y especialmente en éstos primeros que te acabo de comentar, me sentí libre, feliz, emocionada, satisfecha de estar haciendo en cada momento lo que realmente me apetecía hacer, ilusionada por todo… sintiendo todo esto… ¿Cómo no voy a querer dedicar mi vida a vivir viajando? Jeje

Cuando pienso en mi primer viaje siempre recuerdo la misma anécdota. Tal y cómo he dicho antes, con 12 añitos me fui un verano a Inglaterra. No estaba en Londres si no que vivía en un pueblo bastante alejado. Un día cogimos el tren y nos fuimos a pasar el día a la gran ciudad, ¡a conocer la famosa Londres! Después de pasear durante horas por sus hermosas calles y llegar a los pies del Big Ben me emocioné tanto al verlo, me gustó tanto aquella ciudad que con tan solo 12 añitos me hice la promesa a mí misma de que algún día me iría a vivir a Londres… ¿y sabes qué? Pues que 16 años después, a mis 28, hice realidad mi sueño y yo solita me marché a vivir a mi ciudad soñada donde además de aprender inglés decidí que ya no había vuelta atrás, que mi vida estaba destinada a vivir por el mundo y es eso lo que a día de hoy estoy haciendo.

Los miedos te pueden paralizar o impulsar.

El miedo por hacer cosas nuevas o diferentes es algo completamente normal, pero una vez nos atrevemos a dar ese primer paso todo lo demás va fluyendo. Espero que nuestra historia te anime a aventurarte, si no sabes por dónde empezar a planificar tal vez este post o este otro te ayuden. No te quedes solo con lo que dicen las guías, tienes una herramienta maravillosa en tus manos, internet te permite conocer las experiencias de otras viajeras, habla con quien ya vivió todo lo que tú quieres experimentar, eso hará la planificación de tu viaje mucho más sencilla. No permitas que el miedo a lo desconocido te detenga.

“Viajar sirve para ajustar la imaginación a la realidad y para ver las cosas como son en vez de pensar cómo serán” – Samuel Johnson

¿Estás planificando tu primer viaje? ¿Qué ha sido lo más dificil? ¡Cuéntanos como vas!   Si ya te lanzaste a la aventura: ¡Cuéntanos en los comentarios como fué tu primer viaje!

El Dulce Placer de Viajar

El Dulce Placer de Viajar

el dulce placer de viajar

“Viajar es mucho más que ver cosas, es un cambio profundo y permanente de las ideas de la vida.” -Miriam Beard-

La primera vez que viajé sola tenía una mezcla de emoción y nervios, no es lo mismo viajar con tu familia donde la responsabilidad de la planificación del viaje generalmente recae sobre los hombros de tus padres a tener la responsabilidad de planificar, pensar y cuidar cada detalle de un recorrido que harás tú sola por primera vez. Surgen cientos de preguntas: ¿Qué debería meter en la maleta? ¿Qué medidas de seguridad debería tomar? ¿Cuánto dinero debería llevar? ¿Y si no me alcanza? ¿Cómo haré con el idioma? ¿Podré comunicarme bien?

Y es lógico que tengamos dudas, a todas nos ha pasado en todos los aspectos de nuestra vida, siempre que nos planteamos hacer algo por primera vez nos hacemos 1000 preguntas, pero lo más importante que debes tener claro es que hay un viaje para cada tipo de persona y debes descubrir cuál es el tuyo, lo primero que debes plantearte es qué tipo de viajero eres, qué tipo de travesía te gustaría realizar, ¿Irás solo o acompañado? “Viajar solo no es para todos” Sin embargo, no digas que no si no lo has probado, es importante que sepas que el viaje empieza en el preciso momento en el que comienzas a escribir tu plan de vuelo. Diviértete planificando tu viaje con gastronomía, cultura, excursiones, tendrás la oportunidad de tomar tus propias decisiones basadas en lo que se te antoje a ti y a nadie más que a ti, disfruta desde el mismo momento en el que lo comienzas a diseñar.

Viajar te cambia la vida, abres tu mente a otras culturas y diferentes maneras de pensar, aprendes a interactuar con otras personas que hablan distintos idiomas y viven diferente a ti, aprendes a conocerte a ti mismo, descubres habilidades que no sabías que tenías, cosas que no sabías que te gustaban, te sientes un poquito más agradecido con la vida, el que vuelve de un viaje no es el mismo que el que se fue, viajar es la respuesta, no importa cuál sea la pregunta.–

Pin It on Pinterest